Los olores en plásticos reciclados

Tenemos por costumbre asociar el olor a una idea y aspecto negativo frente a un material o producto. También existe la no siempre eficaz teoría de relacionar materiales plásticos reciclados con un olor negativo, pero esto no tiene por qué ser así.

A pesar de todo, la realidad es que existen diferentes soluciones para que el olor no sea un problema en materiales plásticos reciclados, si bien hay que tener en cuenta que el origen de este es variado, se pueden agrupar en alguna de las siguientes procedencias:

La degradación del polímero y otros aditivos teniendo en cuenta que el reciclado proviene, en muchos casos de un producto que ha sido utilizado, pudiendo haberse degradado en esa etapa.

La presencia de productos y sustancias estén degradados o no, que hayan contenido o estado en contacto con productos plásticos antes o después del proceso de reciclado.  La presencia de otros plásticos diferentes al que se recicla, al procesarse conjuntamente, pueden verse degradados por una temperatura inadecuada de procesado.

Siempre que se conoce el origen y circunstancias que dan lugar al olor es más fácil atacar el problema, pero en productos reciclados donde la materia prima es un residuo, las posibilidades suelen multiplicarse y complicar la solución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR