Las bombillas no se arrojan en el contenedor del vidrio

Las bombillas es otro de los objetos que debemos reciclar para obtener beneficios ambientales y económicos. Si lo hacemos, evitamos la sobreexplotación de recursos naturales. Arrojarlas al contenedor de vidrio es un error porque están compuestas por más materiales: vidrio, metal, plástico e, incluso, mercurio, y éste último ha de ser controlado para evitar su emisión.

 

Cabe destacar que reciclar una bombilla usada evita la emisión de 10 kilos de CO2 . Por eso es especialmente importante saber cómo reciclar las bombillas y rebajar el impacto que puedan causar sobre el medio ambiente. Toma nota:

1. No tirar las bombillas al contenedor de vidrio.

2. Cada bombilla se recicla de forma diferente, incluso hay algunas que no se pueden reciclar.

3. Acude al punto limpio para arrojar: fluorescentes, ahorradoras o fluorescentes compactas, de descarga, LEDs y luminarlas. En el caso de las LEDs no utilizan gas ni halógenos en su interior, sino diodos y metales. Son menos contaminantes y más eficientes que las bombillas tradicionales, y pueden reciclarse sin problema en cualquier punto limpio.

4. Al contenedor de desechos se tiran las que no se pueden reciclar y son las de filamentos y halógenas. Las primeras son propias de las instalaciones antiguas y resultan poco eficientes energéticamente.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR