El reciclaje del aceite

Cada vez son más las personas que están concienciadas con el reciclaje, concretamente con los residuos férricos, papel, vidrio o plástico, aunque aún no es suficiente. Sin embargo, el reciclaje del aceite está más olvidado y la gente tira a la basura o a fregadero el que han utilizado para freír sus alimentos sin ser consciente de que este acto tiene consecuencias negativas en nuestro planeta.

El aceite desechado en el uso doméstico, o por la hostelería, es muy perjudicial para la naturaleza y, sobre todo, el medio ambiente acuático. Si este residuo llega a los ríos, se forma una película superficial que afecta al intercambio de oxígeno y perjudica a los seres vivos del ecosistema. Con su reciclaje se pueden elaborar productos ecológicos como biodiésel o jabones, mediante una decantación y filtrado adecuado.

Para reciclar el aceite existen puntos limpios en las ciudades o contenedores urbanos en los que depositar este producto, siempre guardado en envases cerrados (normalmente botellas de plástico usadas).

El aceite que se puede reciclar es el vegetal sobrante de la cocina, de frituras, grasas y asados, de alimentos enlatados, manteca de cerdo, o grasas estropeadas y caducadas. Sin embargo, no se debe depositar en estos contenedores el aceite de motor, grasas industriales o aceites con bases de petróleo. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR