El reciclaje de los metales

En los tiempos que vivimos de avances sobra decir que prácticamente todos los metales tienen la posibilidad de ser reciclados, a pesar de esto es necesario tener en cuenta ciertos factores como que todos aquellos que normalmente tenemos en casa pueden estar compuestos de diferentes formas, bien en estado puro o aleaciones. Es por esto por lo que su tratamiento va a tener que dividirse en varias fases separando los componentes para destinarse a plantas que puedan aprovecharlas según ciertas clasificaciones comunes:

Acero: Es común y es muy abundante entre los descartes de bienes de consumo, como automóviles viejos, electrodomésticos, latas y clavos, sin olvidar también la chatarra proveniente de obras industriales. El acero se degrada muy poco en los procesos de reciclado, y por eso puede reciclarse un gran número de veces. Los productos de acero tienen una larga duración, generando una alta demanda.

Aluminio: Las latas de gaseosa son los objetos más comunes con este material que son llevados a reciclar.  Su producción inicial es uno de los procesos industriales más contaminantes: para obtener una sola tonelada se necesitan 15.000kw/h, se producen toneladas de residuos minerales y se emite gran cantidad de gases que contaminan la atmósfera y provocan lluvia ácida.

Hay otros metales capaces de ser reciclados como el cobre, bronce, latón, plomo, oro, plata, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR