Conociendo el aluminio

Si queremos conocer los origenes del aluminio, tenemos que acudir 200 años atrás, momento en el que fue descubierto como bauxita, en la ciudad francesa Le Bux. La bauxita es un mineral de color marrón rojizo que al derretirse, se convierte en otro mineral llamado criolita, el cual a su vez se somete a corriente eléctrica y se separan en átomos de oxígeno de aluminio.

Sobre el aluminio debemos decir que se trata de un metal blando y maleable del que surge el zafiro. El otro yo del aluminio es el óxido de aluminio, el cual forma una lámina sobre el metal puro en el momento en que se expone al aire. Gracias a su dureza, se usa para hacer lijas y otros materiales abrasivos. El cristal que se forma con él es el zafiro, la piedra preciosa más dura después del diamante.

Aunque el consumo energético para su producción es elevado, su reciclaje usa tan sólo una fracción de la energía y se puede volver a usar casi indefinidamente, lo que le convierte en un elemento ideal para el reciclaje. Hoy en día podemos encontrarlo en casi todas partes: desde envases, latas, marcos de ventanas o incluso automóviles. Entre las características del aluminio, destaca su excepcional fuerza, flexibilidad y ligereza.

Actualmente el aluminio es el tercer elemento más abundante sobre la corteza terrestre, pero durante décadas fue considerado más valioso que la plata debido a su escasez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR